Categoría: Trastornos

Algo de humor psicológico

Para encarar el fin de semana con una buena cara, compartimos con vosotros el dibujo realizado por Rapid Psychler Press, en el que presentan, con sentido del humor, los distintos trastornos de personalidad recogidos en el DSM (Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales).

Porque, según nos dicta la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) de Albert Ellis (1987), “la perturbación psicológica se produce a veces porque las personas se toman demasiado en serio a sí mismas, a los otros y a los acontecimientos”.

aparcamiento trastornos personalidad

La vida con humor, se vive mejor.

No duden en compartir.

 

Un saludo

 

Fuentes:

Rapid Psychler Press (web)

Cómo afecta la muerte al ser humano. Fases del duelo

Con este título nos referimos a un hecho por el que debemos pasar todos los seres vivos, la muerte, el final de la vida, la desconexión con la esencia de nuestro ser de una forma permanente.

hippo-89223_1920Llegado el momento en que nuestra vida arriba a su última estación, trance por el que tenemos que pasar todos y que continúe así el ciclo de la vida.

Es algo a lo cual nos enfrentamos individualmente siendo sujetos autónomos de otro organismo vivo, momento en el que debemos aceptar nuestro final como una parte más de nuestra vida. Es un paso tan natural como el del nacimiento, crucial y no menos importante que cualquier otro.
Pero obviamente no vamos a estar pensando todo el tiempo sobre la muerte, porque este extremo nos puede hacer desembocar en una patología mental, cuando menos leve.

Seguir leyendo “Cómo afecta la muerte al ser humano. Fases del duelo”

Día Mundial del Alzheimer

Hoy celebramos el Día Mundial del Alzheimer con varios objetivos encima de la mesa como la concienciación de tod@s sobre lo que conlleva esta dolencia, enviar nuestro ánimo a las personas que lo padecen y en especial trasladar todo nuestro fuerza a los familiares que están a su lado en todo momento. 

A continuación vemos el vídeo promocional que CEAFA ha preparado para la campaña de 2014 con su lema “SOLIDARIOS”. Desde Fragmentos Coetáneos sólo podemos decir: 
 
HAZ QUE ESTE GESTO SE PEGUE


 

Por lo tanto, desde Fragmentos Coetáneos queremos unirnos a esta iniciativa de la mejor forma que sabemos y eso consiste en divulgar información sobre este trastorno que puede padecer nuestro cerebro así como sus síntomas y qué hábitos de vida pueden retrasarlo.

Este trastorno es una enfermedad neurodegenerativa descubierta por un neurólogo alemán llamado Alois Alzheimer (1906), quien se percató de ciertos cambios que habían sufrido las células cerebrales de una mujer, que ya había fallecido, en concreto en las neuronas. Los cambios que observó consistían en:

  • El número de neuronas es menor que el de una persona con un cerebro sano.
  • La aparición de placas, fragmentos de fibras compuestos por una proteína denominada beta-amiloidea, y marañas, formadas por otra proteína, que no permite un correcto aporte de nutrientes a las neurona, por lo que mueren.
neuronas alzheimer
 
La fases de desarrollo de la enfermedad, según los científicos, son tres:
  • Etapa temprana: En la que los cambios de la estructura cerebral producen pérdida de memoria y desorientación espacial.
  • Etapa moderada: En esta fase la capacidad de lenguajes se ve alterada, así como el esfuerzo que supone para la persona realizar las actividades diarias tanto en casa como en el trabajo, como vestirse. Aparecen cambios de humor y personalidad.
  • Etapa severa: Es donde los síntomas son más intransigentes con la persona que lo padece, ya que hacen que la persona pierda totalmente su autonomía, deja de hablar, no reconoce a las persona de su entorno, aumenta la rigidez muscular obligando a la persona a moverse en silla de ruedas. A nivel cognitivo la ansiedad, agresividad y angustia o depresión son algunas de las formas en que se presenta.

Aunque no existe tratamiento farmacológico que cure la enfermedad, podemos encontrar otros tratamientos que aminoran la velocidad de progresión del Alzheimer si nos encontramos en su primera fase.
Una vez hemos enumerado las fases y los cambios que tiene nuestro cerebro a la hora de padecer la enfermedad de Alzheimer vamos a pasar a explicar algunos consejos que pueden prevenir la aparición de dicho trastorno, o al menos retrasar o ayudar que los síntomas sean algo más restringidos, lo cual afecta en la calidad de vida de forma directa.

Cómo prevenir o retrasar la aparición de los síntomas del Alzheimer:

  • Debemos controlar los factores de riesgo vascular.
  • En nuestro estilo de vida debemos incidir en los siguientes aspectos: 
      • Llevar  acabo la dieta mediterránea, con grasas monoinsaturadas (frutos secos), poliinsaturadas (omega 3, salmón, atún), vitaminas (E: cereales, B12: judias verdes, espinacas)
  • Realizar ejercicio físico de forma semanal, al menos tres días la semana, está relacionado con un mejor aporte de oxígeno al cerebro así como la segregación de varias hormonas.
  • Tener continuidad en alguna actividad cognitiva que nos divierta. Hay evidencias científicas de la capacidad que tiene realizar ejercicios mentales en el retraso de la aparición del Alzheimer.
      • Podemos aprender a tocar un instrumento.
      • Practicar juegos mentales como sudokus, sopas de letras, crucigramas, etc.
      • Leer novelas, es un ejercicio que nos aporta un beneficios como capacidad de empatía, desarrollo de la  imaginación, etc.
      • Desarrollo de la destreza mental con la práctica de operaciones matemáticas sencillas de un dígito. 
Todo ello contribuye de una forma beneficiosa a mantener un cuerpo y una mente sana, lo cual hace que se retrase cualquier enfermedad cognitiva degenerativa, como el Alzheimer. Por eso nosotros mismos debemos de hacer un pequeño esfuerzo hoy para evitar nuestro malestar futuro y el de las personas que queremos y que se encuentran a nuestro alrededor. Ante eso:
 
HAZ QUE ESTE GESTO SE PEGUE

Imágenes de un cerebro real en vivo.

Navegando por Internet nos hemos topado con una interesante página dedicada a nuestro cerebro.

Nos referimos a la web The Whole Brain (El cerebro al completo). Dispone de mucha información sobre el cerebro humano, desde sus estructuras hasta algunos trastornos, pasando por el estado de un cerebro sano y enfermo.

Hoy presentamos este estupendo recurso que nos ofrece la Universidad de Harvard en el que podemos ver, e incluso controlar, la visión de un cerebro real con diferentes técnicas de neuroimagen.

Es una web con una ingente cantidad e información a la cual le pueden sacar mucho partido aquellos profesionales, estudiantes o personas interesadas en general sobre las diferentes partes de nuestro “órgano-director”.

A continuación mostramos algunas imágenes extraídas de esta web, pero para explorar todas sus utilidades visite la página haciendo clic en el siguiente enlace. También encontramos vídeos de imágenes cerebrales de diferentes estructuras que se pueden descargar, aunque a la hora de visionarlas son de corta duración y rápidas.





Desde fragmentos Coetáneos esperamos que le haya resultado de utilidad este recurso para un mejor entendimiento y estudio de nuestro cerebro.



Para encontrar más recursos sobre psicología visite en el menú superior la pestaña de Índice de Contenidos o pulsando en el siguiente enlace.


Si quiere aportar sus recursos a nuestra web y hacer de Fragmentos Coetáneos una completa guía de divulgación de psicología no dude en dejar su comentario o póngase en contacto con nuestro equipo con el Formulario de Contacto.

Un saludo.

Prosopagnosia, cuando tu cara no me suena

Nos encontramos con esta enfermedad cerebral cuando una persona es incapaz de reconocer rostros de familiares o incluso su propio rostro. Este término fue acuñado por el neurólogo alemán Joachim Bodamer en 1948, y la descripción que hizo este médico fue la de una forma de agnosia que impide reconocer las caras familiares, normalmente se debe a una lesión neurológica de los lóbulos temporoccipitales.

Joachim Bodamer
Joachim Bodamer
Este trastorno neurológico normalmente es adquirido aunque se han encontrado casos en los que una persona ha nacido con él.
Entre las causa principales de adquisición de esta enfermedad podemos destacar el haber sufrido un accidente cerebrovascular, traumatismo craneoencefálico, la presencia de un tumor cerebral o incluso por una infección del sistema nervioso. Al ser una lesión de adquirida suele venir acompañada de otro tipo de déficit visuales.

Las personas afectadas, como hemos señalado anteriormente, no pueden reconocer los rostros conocidos en cambio sí son capaces de reconocer las distintas partes de un rostro como la nariz, boca, ojos, formas de las cejas o de la barbilla. Por este motivo, para que una persona afectada de prosopagnosia tenga la posibilidad de reconocer a sus conocidos se le enseña a reconocer los rostros de estas por medio del reconocimiento de las distintas partes del rostro.


cara con interrogante
Los síntomas que nos pueden indicar que una persona padece prosopagnosia se pueden resumir en los siguientes, con los cuales podremos enfocar un tratamiento neurológico basado tanto ejercicios como estrategias de compensación ante este trastorno:

  • Falta de reconocimiento de rostros.
  • No existen deficiencias visuales.
  • El reconocimiento de rostros en fotografías es más costoso que su reconocimiento directo, estando la persona presente.
  • La persona recuerda quien son sus allegados y familiares pero no sus rostros.
  • Posibilidad de no reconocer su propio rostro, en los casos más graves.

Para evaluar la prosopagnosia se suelen utilizar varias pruebas entre las que vamos a destacar:
  • Test de Reconocimiento Facial de Benton: Consiste en presentar una serie de fotografías de caras no familiares para el paciente en las que se busca el objetivo de correlacionar con grupo de seis fotografías de las caras mostradas en primer lugar tomadas desde distinto ángulo.
  • Test de Reconocimiento Mnésico de Cambridge de Duchaine: compuesto por 72 ítems con una tarea de elección forzada múltiple entre varias caras, similares o no a unas caras “objeto” presentadas previamente con una capacidad discriminativa mayor que en el test anterior.

Actualmente se consideran necesario que exista una lesión bilateral en ambos hemisferios con diferentes combinaciones de las zonas afectadas: témporo-occipital o parieto-occipital, según nos muestran los estudios llevados a cabo por Antonio Damasio y colaboradores (1982).

Esperamos que le haya resultado interesante nuestra pequeña aportación a la divulgación de la psicología como ciencia que tiene como objetivo incrementar el desarrollo de la persona para disfrutar de una vida plena.

Un saludo.