Categoría: Estrés

Estrés del toro durante la lidia.

En este caso vamos a hablar sobre el estrés al que están expuestos los toros de lidia durante una corrida de toros. El motivo de esta entrada es la lectura de un estudio, con un rigor científico que roza lo inexistente, desarrollado para una tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid, presentada por el aspirante a Doctor, Gil Cabrera y dirigida por el profesor Illera del Portal, en el departamento de Fisiología Animal de esta universidad.

En el estudio se nos presenta la relación entre el toro durante la lidia y su respuesta al estrés que le produce, estudiando hormonas como el cortisol, norepinefrina, betaendorfinas, adenocorticotropinas y demás hormonas que tienen un papel fundamental en la supervivencia de un organismo, y que están presentes en el cuerpo del toro después de la faena. Nunca mejor dicho para el toro, menuda faena……

A continuación vemos una foto extraída del El Telégrafo Infografías en la que nos hacen un breve resumen de la situación a la que está expuesto el toro durante la lidia, tras la cual dejará de existir como organismo vivo en la mayoría de las ocasiones, con la finalidad, y tan sólo esa finalidad, divertir y entretener a algunas personas. CMYK básico

Seguir leyendo “Estrés del toro durante la lidia.”

IV Jornadas "Emociones y Bienestar", SEAS

En este artículo vamos a presentar la reunión que lleva a cabo el SEASla Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, que lleva realizando desde 1996 Congresos y Reuniones anuales cada dos años.
Logotipo de la sociedad.
Como podemos ver en su página web, la SEAS es una sociedad sin ánimo de lucro que agrupa una amalgama de profesionales entre los que encontramos psicólogos, psiquiatras, médicos, psicopedagogos, sociólogos, investigadores en general y otros profesionales de esta ámbito. 
La SEAS celebra cada dos años un Congreso internacional, celebrado los años pares y en los años impares celebra unas Jornadas de puertas abiertas, como la que nos ocupa en este artículo.

Este año se celebrarán las IV Jornadas “Emociones y Bienestar”, patrocinadas por la Fundación Mutua Madrileña, los días 3 y 4 de octubre en la ciudad de Madrid. Para más información pulse el siguiente enlace.



La finalidad de esta asociación está basada en la mejora de la investigación sobre la ansiedad, actualizar los conocimientos de los profesionales y mostrar el trabajo que realizan a la sociedad. 

Los objetivos de la SEAS son:

  • Promover y difundir la investigación científica en el campo de la anisedad, el estrés y las emociones en general.
  • Colaborar con autoridades e instituciones en la elaboración de informes, estadísticas, programas de prevención y tratamiento, etc.
  • Organizar y difundir actividades de carácter científico, profesional, asistencial, formativo, etc.
  • Promover la formación y actualización permanente de los profesionales interesados en esta área.
  • Facilitar el intercambio de información y conocimientos entre las distintas disciplinas que atienden temas relacionados con la ansiedad, estrés o emociones en general.
  • Difundir los conocimientos básicos a nivel social, con el fin de educar para la salud, ayudar a prevenir los problemas relacionados con la ansiedad y el estrés y orientar a las personas con tales problemas en la búsqueda de soluciones.


Para descargar el programa pulse en el siguiente enlace.

Para ir directamente a la página de inscripción en las jornadas pulse el siguiente enlace.

Espero que le sirva esta información.

¿¿¿Personalidad tipo A o tipo B???

No hay duda del papel que desempeñan los psicólogos en el estudio de la conducta y la personalidad, pero en la década de los 50 los cardiólogos Meyer Friedman y Ray Rosenman, del Hospital de Monte Sinaí en EEUU, establecieron las características de un determinado tipo de comportamiento que constituye un factor de riesgo para la salud: Personalidad Tipo A.

  Ray Rosenman                  Meyer Friedman


Las personas con este tipo de comportamiento poseen ciertas características, son impacientes, muy competitivos, les cuesta relajarse, caminan rápido y suelen realizar varias actividades al mismo tiempo. Esta forma de vida les produce un elevado nivel de estrés, pudiendo llegar a acarrearles algún tipo de enfermedad coronaria

Suelen ser personas que se consideran el centro de atención y que sus intereses son más válidos que los de los demás. Egocéntricos, con un pensamiento rígido y correcto, y una cierta incapacidad de desconectar del trabajo.

También presentan una baja autoestima, ya que su valor personal depende de sus logros, a la vez que es muy exigente consigo mismo. Debido a esto, tienen gran temor al fracaso.

El tipo A es un factor de riesgo como pueden ser la hipertensión, la obesidad o el tabaco.


El caso opuesto es el Tipo B, son personas relajadas y muy pacientes. No suelen triunfar en los negocios y optan por dejar las actividades que están realizando para terminarlas más tarde. Son personas apáticas y no se embarcan en retos difíciles. Hacen las cosas con calma y sin sentirse estresados.
Son personas asertivasexpresa sus emociones de una forma adecuada y no agresiva. Entre las cualidades que ostentan  este tipo de personas están la tranquilidad, empatía, no se estresa  fácilmente, son cálidos y seguros de sí mismos lo que les hace que no sean competitivos ni se crean superiores a los demás.

Tienden a llevar una vida muy regular y tranquila, durante la que, a menudo, se detiene para evaluar sus logros.

Existe un tercer tipo de personalidad denominada de Tipo C, que es un compendio de cualidades de los tipos anteriores, considerándose mixta.

No obstante esta clasificación fue descrita por Friedman y Roseman con amplias lagunas en su planteamiento. Entre los psicólogos actuales que estudian la personalidad, exponen que esta teoría tiene serias limitaciones entre las que destacamos la cantidad tan limitada de las muestras recogidas que impide realizar una definición rigurosa y completa entre ambos tipos de personalidad, lo que hace de ésta una teoría muy criticada por los especialistas.

A continuación, y como mero pasatiempo sin valor diagnóstico, puede contestar el siguiente cuestionario y descubrir cuál es su tipo de personalidad.

Resultados:

16 puntos o más:
Con esta puntuación tu carácter es de Tipo A, debes relajarte y tomarte las cosas con más filosofía, pues corres un mayor riesgo de sufrir enfermedades coronarias y ansiedad. El uso de técnicas de relajación te vendría muy bien.
Entre 8 y 15 puntos:
Esta es una puntuación normal, es decir, de Tipo C. Dentro de estos parámetros es donde se encuentran la mayoría de personas. Eres lo suficientemente activo para ser eficiente pero sabiendo mantener la calma en situaciones que así lo requieran. 
7 puntos o menos:
Con este resultado se puede decir que tienes una personalidad Tipo B, poco vulnerable a sufrir ansiedad, dejando que las cosas sigan su camino de forma natural, sin agobios. Esto no evita que te sientas nervioso o angustiado si el contexto lo requiere, pero siempre manteniendo la calma por encima de todo. 

Si quieres más abajo puedes comentar  tu resultado. 

Espero que te haya gustado.

La inoculación del estrés

La inoculación del estrés es una técnica cognitivo-conductual que fue desarrollada en 1974 por Donald Meichenbaum, teniendo como objetivo enseñar a una persona a enfrentarse con una situación estresante que le produce malestar, mediante el entrenamiento de determinadas habilidades, que más adelante describiremos.

Donald Meichenbaum.

Este tipo de intervención se puede utilizar para reducir la ansiedad producida en situaciones sociales, fobias, temor a hablar en público y cualquier situación que produzca un elevado malestar.
Suele estar compuesta de varias fases, dependiendo de la persona con la que se intervenga se hará más hincapié en unas u otras, ya que no es lo mismo intervenir con un niño que con un adulto, Pero nosotros vamos a fijar tres fases, las establecidas por Meichenbaum.

– Fase de Conceptualización.
– Fase de Adquisición de habilidades y ensayo.
– Fase de Aplicación y Consolidación.


 

En esta primera fase (Fase de Conceptualización) se explica a la persona la finalidad de la intervención y se plantean unos objetivos realistas a conseguir. Lo primero que hay que conseguir es encontrar los elementos que producen el malestar e identificarlos. A continuación se proporciona la información sobre el origen y mantenimiento de los fenómenos emocionales problemáticos, desde el punto de vista fisiológico y lo que producen en el organismo. Como hemos dicho anteriormente, el objetivo de esta primera fase es la de identificar la situación que produce ese malestar y reconocer la existencia de que es un problema real, y así empezar a buscar su solución. Se debe guiar a la persona para que reconozca los elementos estresantes para poder asociarlos con las emociones que sufre.



El correcto planteamiento de esta fase es muy importante para un buen desarrollo de la intervención. Hay que dejar muy claro a la persona afectada cuál es el funcionamiento del organismo ante situaciones de estrés y la relación que existe entre este y la salud. Según explica Meichenbaum, es necesario hacer hincapié en los aspectos aprendidos del comportamiento, en la continua interacción sujeto-ambiente y la importancia de los pequeños problemas cotidianos frente a los grandes problemas de estrés.


A continuación exponemos de, manera somera, cómo continúa la intervención en la segunda fase (Fase de Adquisición de habilidades y ensayo). En este punto se procede a enseñar al afectado las diferentes estrategias de afrontamiento del estrés que sean las más útiles en cada caso en particular. Enumeramos las diferentes habilidades a aprender:

Habilidades cognitivas: las principales estrategias a entrenar son la detención del pensamiento, auto-instrucciones y reestructuración cognitiva.
Habilidades de control emocional: La principal estrategia es la relajación, artículo que podemos encontrar en esta página.
Habilidades conductuales: La exposición, el modelado y el ensayo, nos ayudarán en el aprendizaje de estas habilidades y a modificar ciertos parámetros morfológicos de las respuestas en la situación estresante.
Habiliadades paliativas: Entre otras muchas mencionaremos la distracción, el cambio de perspectiva y ciertas habilidades sociales. 


En este ejemplo de entrenamiento en auto-instrucciones, utilizaremos el esquema que describió Meichenbaum y seguiremos estos pasos:

– Preparación para una situación estresante.
– Afrontamiento de esa situación.
– Prevención de crisis durante el afrontamiento.
– Recompensa posterior por la ejecución correcta.
– Afrontamiento de fracasos o recaídas.

Una vez adquiridas las habilidades y habiendo evaluado dicho aprendizaje con resultado positivo, procedemos a pasar a la siguiente fase.

Realizados los pasos anteriores nos encontramos ante la tercera fase (Fase de Aplicación y  Consolidación). En ella ponemos en práctica lo aprendido en la fase anterior con una serie de técnicas entre las que destacamos el ensayo en imaginación, ensayo conductual y la exposición en vivo siempre y cuando ésta sea de forma gradual. 

El ensayo en imaginación se realiza para afianzar lo aprendido viviendo la experiencia desde fuera y por observación de un modelo que se expone a la situación estresante. Es importante decir que cuanto más acercamiento afectivo exista entre la persona afectada y el modelo a imitar, más efectivo será este entrenamiento. 

El ensayo conductual se aborda desde el enfrentamiento de la persona a situaciones simuladas, controlables y con un aumento en el grado de integración en relación a la situación real, incluyendo imprevistos para observar como van los avances de la persona en la intervención. Por último la persona ha de enfrentarse a la situación real de una forma progresiva hasta conseguir controlar las reacciones fisiológicas, emocionales y conductuales que le producía la situación estresante que le condujo a esta intervención.

Para finalizar veremos un vídeo explicativo sobre la fisiología del estrés en nuestro organismo. Espero que te haya gustado este artículo. Si quieres añadir algo más deja tu comentario . Muchas gracias.

Técnicas de relajación I

Hoy vamos a tratar un tema que en muchos momentos de nuestra vida nos puede resultar muy útil: La Relajación.
Una técnica de relajación es un método que nos va a ayudar a reducir nuestra tensión, ya sea física o mental, alcanzando un alto nivel en el control de estrés, lo que conlleva su reducción, así como la ansiedad o cualquier proceso que nos produzca esa tensión. Con la relajación vamos a contribuir a nuestro bienestar personal, y por ende, el de las personas que nos rodean.
   
  
Entre otros de los beneficios que nos ofrecen las técnicas de relajación es el descenso de la tensión muscular, una disminución del ritmo cardíaco y frecuencia respiratoria, el descenso de la presión arterial y la liberación de hormonas, no teniendo ninguna duda de lo que esto nos aporta en el día a día.

     

   
 Existen multitud de técnicas que se pueden aplicar en un amplio abanico de situaciones. Nos ocuparemos de aplicar algunas de ellas en aquellas situaciones en las que nos enfrentamos a una entrevista de trabajo, un examen importante o cualquier otra actividad que nos pueda producir un nivel elevado de estrés.

  

Es muy útil conocer alguna técnica de relajación para poder enfrentarnos a ese reto de la forma más productiva y beneficiosa posible, ya que de nuestro esfuerzo depende conseguir ese objetivo.

Existen varios tipo de técnicas de relajación pero nos centraremos en las de respiración y control de estrés. Sin más preámbulos, vamos a hacer una introducción a algunas de las técnicas más utilizadas y que mejores resultados ofrecen.

Realicemos la práctica de un ejercicio de respiración completa. La respiración es de suma importancia ya que teniendo el control sobre ella lo podemos mantener en todo el cuerpo. Empecemos:  
– Colocamos una mano sobre el abdomen y otra sobre el pecho. 


– Una vez hecho esto inspiramos notando como se empieza a llenar nuestro abdomen de aire. 
– Seguimos inspirando aire hasta llenar nuestros pulmones. 
– Mientras llenamos los pulmones con aire inspirado vamos echando los hombros hacia atrás a la vez que los elevamos de forma leve, para así mantener una posición idónea para la respiración.
– Mantener unos segundos la respiración.
– Esto en una inspiración completa, tras la cual, comenzamos a expulsar en aire en sentido inverso a como lo hemos inspirado, es decir, primero soltamos en aire de nuestro pecho y luego de nuestro abdomen, soltando el aire lentamente.
– Repetimos este ejercicio cinco veces.

Esto nos sirve para controlar nuestra respiración de forma correcta, debido a que, por norma general, no utilizamos toda la capacidad pulmonar de la que disponemos.

A continuación otro ejercicio, basado en la relajación progresiva de Edmund Jacobson. Con este tipo de ejercicio se consigue la relajación por medio de la disminución de la tensión muscular utilizando la relajación progresiva con movimientos de contracción y distensión. Vayamos con la práctica:

Dividiremos el cuerpo en tres zonas: cabeza/cuello, tronco anterior y posterior y por último los miembros superiores e inferiores:
– Empecemos por las piernas, contrayendo nuestros músculos a la vez que elevamos la punta de los pies creando así una tensión, mantener unos segundos y relajar.
– Seguimos en orden ascendente, continuamos con el tronco. Saca el pecho hacia delante y  lleva los hombros y los brazos hacia atrás. Sacamos el abdomen hacia fuera hasta notar la tensión. Mantenemos unos segundos y volvemos a la posición inicial relajando.

– Ahora continuamos con los brazos. Cierra los puños y dobla los brazos, tensa a la vez las manos y los antebrazos. Mantén unos segundos y relaja.
– En último lugar relaja la cabeza y el cuello de la siguiente forma. Lleva la barbilla al pecho, cierra los ojos con fuerza y fuerza una sonrisa con la boca abierta notando la tensión en toda la cara y el cuello. Mantén unos segundos y relaja.
Con esto hemos completado el ejercicio planteado por Edmund Jacobson. Si quieres más información sobre técnicas de relajación visita ejercicios de relajación.

Para tener una experiencia de relajación completa puedes acompañar estos ejercicios con algo de música que puedes descargar de forma gratuita en este enlace.