Categoría: DSM

Qué es el trastorno obsesivo compulsivo


toc

Hemos querido comenzar esta entrada con el documental “Obsesivos compulsivos“, cuyo título original es “Touch wood” (Tocar madera), para mostrar cómo es la vida diaria de una persona que padece un trastorno definido por una necesidad de llevar a cabo una serie de acciones para así evitar el malestar que le produce la no realización de las mismas. 

En primer lugar para poder definir el TOC, se deben conocer una serie de conceptos como son las obsesiones y las compulsiones.



Según nos indica el DSM, las OBSESIONES:
  • Son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados, y causan ansiedad o malestar significativos.
  • Estos pensamientos, impulsos e imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real.
  • La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos.
  • La persona reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son  el producto de su mente.
Ahora definimos el concepto de COMPULSIONES:
  • Son comportamientos o actos mentales de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente.
  • El objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención o reducción del malestar o la prevención de algún acontecimiento o situación negativos; sin embargo, estos comportamientos u operaciones mentales o bien no están conectados de forma realista con aquello que pretenden neutralizar o prevenir o bien resultan claramente excesivos.
Es importante resaltar que todos tenemos preocupaciones o pensamientos supersticiosos, nos vestimos en un determinado orden, tenemos una tendencia a realizar alguna actividad antes de un examen o incluso seguimos una serie de rutinas diarias. Pero la realización de estas pautas no significa que suframos un TOC, ya que existe una linea definida muy clara en cuanto a las diferencias entre esos actos y el trastorno propiamente dicho. Esta diferencia se basa en que dichas manifestaciones obsesivas son debidas a preocupaciones reales en la población normal, mientras que en el caso de las personas que sufren TOC son más frecuentes e intensas y obstaculizan el desarrollo normal de la vida diaria de esas personas, motivo por el cual sus pensamientos obsesivos empiezan a absorber gran parte de su tiempo siendo acciones muy difíciles de evitar o dejar de hacer por su parte. 

trastorno obsesivo compulsivo
Esta pérdida de control sobre esos pensamientos son los que generan en la persona afectada tal nivel de ansiedad que les empuja a realizar de forma repetitiva y compulsiva dichas conductas, para así, tras llevar a cabo esos actos la persona se siente “liberada” del malestar que le producen los pensamientos, siendo una idea errónea ya que se encuentra en un bucle sin fin que le ocasiona ansiedad, lo que comúnmente se conoce como “la pescadilla que se muerde la cola”.

Habiendo dejado claro estas diferencias, hasta Fragmentos Coetáneos traemos una estupenda guía de autoayuda para la persona que haya sido diagnosticada con esta dolencia, no siendo reemplazable la lectura de este o cualquier otro material por la ayuda de un profesional de la salud mental, ya que es necesaria su ayuda para disfrutar de una vida feliz y plena. Nos referimos al libro “Dominar las obsesiones: Una guía para pacientes” (Moreno, Martín, García y Viñas, 2013, editorial Desclee de Brouwer) escrito por un equipo formado por tres psicólogos y una psiquiatra, que nos aportan abundante información expuesta de una forma clara y comprensible dirigido tanto a la persona afectada como a las personas de su entorno que estén interesados en conocer más a fondo este trastorno.

A continuación puede realizar un cuestionario pulsando en el siguiente enlace, que pone a su disposición la Asociación de Trastorno Obsesivo Compulsivo de Andalucía, formada por profesionales de la salud y personas afectadas por este trastorno y dedicada a la ayuda tanto de las personas que lo padecen como a sus familias.

Esperamos que le haya resultado de ayuda la información aquí mostrada, invitándole a dejar sus comentarios sobre la temática que hoy nos ocupa.

Un saludo.

Publicación DSM-V

Tras la presentación en sociedad de la nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales quinta edición, conocido por sus siglas en inglés como DSM-V, que se celebró en San Francisco el pasado 18 de mayo, no ha estado exenta de ciertas polémicas y duras críticas por parte de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, debido a algunos cambios en dicho manual, con los cuales no están muy conformes algunos sectores profesionales.

Portada DSM-V en versión inglesa.



A pesar del revuelo causado ante las críticas no podemos obviar que se trata de un manual de referencia  a nivel mundial como apoyo para el diagnóstico, consulta y evaluación de los trastornos mentales que se presentan en las manos de los profesionales de la psique.

En España, según algunos medios consultados, la publicación está prevista para finales de 2013 o principios de 2014, teniendo en cuenta que aun no ha comenzado su traducción al castellano.

Ahora exponemos brevemente algunas de las modificaciones que se han plasmado en el manual. Entre ellas una de las más criticadas en la referente al Trastorno Autista, Trastorno de Asperger, Trastorno Desintegrativo Infantil y el Trastorno del Desarrollo No Especificado pasarán a la misma categoría englobándose en el Trastorno del Espectro Autista (TEA), omitiendo el Trastorno de Rett, por la brevedad de los síntomas autistas.


La incorporación de los Trastornos Neurocognitivos, diferenciando entre Mayor y Menor, cuyos síntomas son una disminución significativa de sus capacidades cognitivas, y la inclusión de los Trastornos Adaptativos en el apartado de los Trastornos de Estrés Post-Traumáticos, así como el Trastorno por Atracón, Trastorno de ExcoriaciónTrastorno de Acaparamiento y el Trastorno Disfórico Premenstrual.
Se incluyen el Trastorno de Estado de Ánimo Disruptivo y No Regulado, presente en niños con frecuentes episodios de descontrol de conducta, evitando así que se les diagnostique con Trastorno Bipolar, lo que ello supone en cuanto a la posterior intervención.
En el Trastorno por Déficit de Atención se incluye el diagnóstico en adultos, así como también la modificación de la edad en que aparecen los síntomas en niños, siendo anterior a los doce años.
En cuanto al Trastorno Depresivo Mayor se incluyen dos categorías para una identificación más exacta de las ideas suicidas: el desorden del comportamiento suicida y la autolesión no suicida.

Como exclusiones en referencia a la anterior edición del manual nos encontramos entre otros el Trastorno de Identidad de Sexo, el Trastorno de Duelo, si no sobrepasa los dos meses y el Trastorno de Hipersexualidad.

Esperemos que no se demore mucho la llegada a España de este manual tan práctico, a pesar de las controversias que ha desatado, como todo cambio que se produce en un manual profesional del rango del DSM.