Estrés del toro durante la lidia.

En este caso vamos a hablar sobre el estrés al que están expuestos los toros de lidia durante una corrida de toros. El motivo de esta entrada es la lectura de un estudio, con un rigor científico que roza lo inexistente, desarrollado para una tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid, presentada por el aspirante a Doctor, Gil Cabrera y dirigida por el profesor Illera del Portal, en el departamento de Fisiología Animal de esta universidad.

En el estudio se nos presenta la relación entre el toro durante la lidia y su respuesta al estrés que le produce, estudiando hormonas como el cortisol, norepinefrina, betaendorfinas, adenocorticotropinas y demás hormonas que tienen un papel fundamental en la supervivencia de un organismo, y que están presentes en el cuerpo del toro después de la faena. Nunca mejor dicho para el toro, menuda faena……

A continuación vemos una foto extraída del El Telégrafo Infografías en la que nos hacen un breve resumen de la situación a la que está expuesto el toro durante la lidia, tras la cual dejará de existir como organismo vivo en la mayoría de las ocasiones, con la finalidad, y tan sólo esa finalidad, divertir y entretener a algunas personas. CMYK básico

Este estudio no deja de ser controvertido tanto por su resultados, como por la interpretación y defensa que se hace de éstos por los taurinos con comentarios alimentados por la investigación de los señores Gil e Illera como “podríamos decir que el toro no sufre tanto” (durante la lidia), “el toro no siente dolor durante la fiesta” o “el animal deja de sentir dolor, por eso vuelve a la puya”. Sólo podemos añadir algo, VERGONZOSO. Y muy poco ético desde un punto de vista científico.

Este tipo de eventos que aún se mantienen en países como Francia, Portugal, Colombia, México o España, producen enfrentamientos entre taurinos y detractores de esta tradición, que algunas personas consideran como “arte”, en la cual se produce un sufrimiento irracional hasta producir la muerte a un animal, el toro, con el cual, los seres humanos, tenemos ciertos aspectos en común en nuestro fenotipo, extremo que no vamos a explicar en esta entrada porque excede de nuestra labor como psicólogos. Pero lo que sí vamos a mostrar es que esta práctica es cruel e innecesaria para que los seres humanos disfrutemos a costa de la muerte de otros animales, en este caso, el toro.

Queremos compartir una ponencia que tuvo lugar en Barcelona en la que José Enrique Zaldívar Laguía, conocido veterinario defensor de los derechos de los animales y antitaurino, que realiza un exhaustivo repaso y responde al estudio del señor Illera con la contundencia que la ciencia le permite. Con el uso del sentido común y la razón le plantea los problemas y carencias que tiene el mencionado estudio. Para leer la ponencia completa del señor Zaldívar haz clic en el siguiente enlace.

Nosotros a lo nuestro.

Como psicólogos, sabemos que los animales disponemos de un mecanismo de respuesta al estrés en el que se activa el eje hipotálamo-hipofiso-suprarrenal (HHS) desencadenando un aumento de hormonas como las que nos muestra el estudio del señor Illera, entre ellas el cortisol, norepinefrina, etc. Una activación continuada, como puede ser la lidia del toro, en el que los estímulos dolorosos percibidos por el cerebro del animal, a través de los sentidos, producidos por la penetración de la banderilla, estoque, puya y demás herramientas que se utilizan durante la lidia, en el cuerpo del toro, produce una sobreactivación del eje HHS, descargando al organismo una cantidad ingente de las sustancias antes nombradas, elevando los niveles en su cuerpo. Ante la prolongada e intensa activación producida por los mencionados estímulos dolorosos se produce a su vez un estado inmunosuprimido, en el que el umbral del dolor se incrementa, para reducir el “malestar” de los estímulos dolorosos, intentando así de esta forma mantener la homeostasis, un estado de equilibrio interno de cualquier organismo vivo, CUALQUIER ORGANISMO VIVO, entre ellos el toro, por supuesto.

El cerebro del toro, está estructurado de una forma muy parecida el cerebro humano, en el que encontramos tres estratos, definidos por algunos autores (McLean, 1952), para evidenciar que la evolución está presente en el desarrollo de nuestro encéfalo. Hablamos del cerebro reptil, cerebro mamífero y cerebro humano.

Como se muestra en la siguiente foto, el cerebro reptiliano sería el encargado de los instintos, como decía McLean, regula los elementos básicos de supervivencia. El cerebro mamífero o paleomamífero (McLean, 1970), lugar donde se encuentra el sistema límbico, encargado de regular la relación entre el organismo vivo y su ambiente por medio de las emociones, y por último está el cerebro humano o neocorteza, el cual es el encargado de las funciones superiores que nos diferencian de los animales, permitiéndonos planificar actividades a largo plazo, realizar operaciones matemáticas o desarrollar un trastorno de personalidad.neuromarketing-4-728.jpgPor lo tanto, si el cerebro del toro dispone de un sistema límbico (Rodríguez Delgado, 1953) con sus centros del dolor y de la recompensa, al igual que posee el cerebro humano, podemos decir que durante una corrida de toros el animal siente miedo ante la situación, lo único que le hace embestir y repetir esta conducta hacia la muleta, es el sistema límbico mediante la amígdala (núcleo cerebral implicado en la regulación del miedo), no sus cuernos, que son herramientas con que la naturaleza ha provisto al toro para los rituales de cortejo, ni su supuesta agresividad, agresividad que ha sido seleccionada de forma artificial por el hombre con el fin de destinar a estos animales a la lidia y los espectáculos taurinos.

A continuación, podemos ver un vídeo, con MATERIAL SENSIBLE, en el que desde Fragmentos Coetáneos denunciamos el trato cruel que sufren los toros durante su uso en festejos , tradición que se mantiene por el interés económico que produce y que no por ello deja de ser un insulto a la inteligencia.

 
Fuentes:
Wikipedia
Mosterín, J. Los toros y otros bovinos
SinPermiso

Un comentario sobre “Estrés del toro durante la lidia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s