Según sea tu estilo, así serán tus hijos. Tipos de estilo educativo

Muchos estudios han aportado la suficiente evidencia empírica para afirmar que nuestra personalidad se configura en los primeros ocho años de vida, lugar donde la familia, y por norma general, nuestros padres o alguna figura que los represente ante la falta de éstos, son los que realizan la mayor parte del trabajo del modelado de nuestra personalidad. Conocemos esta etapa como socialización primaria del ser humano.

Ni que decir tiene la importancia que va suponer en la vida del adulto la forma en que ha transcurrido la socialización primaria. Depende en gran medida el estilo educativo que emplean los padres durante esta etapa.

test-tipos-de-personalidad

En este post vamos a describir de forma somera los diferentes estilos educativos que los padres emplean y la forma en que influyen éstos en el desarrollo posterior del niño cuando se convierte en adulto.

Nos vamos a basar en el estudio realizado por Gómez, Rey et al. (2015), sin olvidarnos tampoco del estudio realizado por Maccoby y Martin (1983), sobre los estilos educativos paternos y maternos.

De estos estudios extraemos los siguientes tipos educativos basados en las características y habilidades de los padres:

Autoritario

Los padres que se desenvuelven en al ámbito de la educación de sus hijos utilizando este estilo educativo, controlan todas las conductas de sus hijos, sin dejarles margen de error ni de toma de decisiones, siempre desde una posición de autoridad o poder, como se suele decir, “porque lo digo yo”. Produce en los hijos una conducta de evitación hacia los padres cuando los hijos necesitan resolver alguna cuestión en la que tienen que tomar una decisión, como es el caso de consumo de sustancias ilegales, ya que ven en sus padres una figura autoritaria con la cual no pueden comunicarse debidamente.

También se encontraría en este apartado los padres sobreprotectores, que no dejan “volar” al niño en situaciones controladas, motivo por el cual los pequeños no pueden aprenden a desenvolverse solos mediante ensayo-error. abuso-domestico-430lg180811

Los niños educados con este estilo educativo llegan a la edad adulta como personas dependientes, con una baja autoestima e irritables, pudiendo desarrollar ciertas conductas antisociales.

Permisivo

Podemos ver en este caso el estilo contrapuesto al anterior, ya que en este tipo de relación entre padres e hijos no existe ningún control sobre los mismos o bien el control que se ejerce es muy escaso.SICOLOGIA TIRANOS 01

Los padres procuran los afectos necesarios a sus hijos, pero no les enseñan a responsabilizarse de las conductas inapropiadas que llevan a cabo en determinadas situaciones, motivo por el cual los niños no aprenden a asumir su responsabilidad.

Una vez llegan a la edad adulta, pueden sufrir problemas en sus interacciones sociales, carecen del autocontrol necesario para inhibir determinadas conductas y adoptan actitudes de personas poco persistentes. Pueden padecer ciertos problemas de autoestima, aunque no en el grado de los criados en ambientes autoritarios, llegando en algún caso a tener conductas antisociales.

A pesar de que existan estudios en los que este estilo educativo manifieste un buen ajuste en el caso de adolescentes, no de niños pequeños con los que hay que ser más directivos en este aspecto, en culturas como la española (García, Gracia, & Alarcón, 2015; García & Gracia, 2009, 2010; Pérez, 2012).

Democrático

Es el estilo educativo que proporciona a los hijos un mejor ajuste social y emocional al llegar a la edad adulta. Aquí, los padres mantienen un control elevado, a la vez que tienden a ser flexibles en sus interacciones con los hijos. Así mismo les exigen responsabilidades en concordancia con la edad de los mismos, ya que no son las mismas exigencias las que se tienen con un niño de seis años que lo que se espera de un adolescente de quince.

La relación entre padres e hijos en cuanto a comunicación se refiere, es muy buena, ya que se preocupan y ayudan a sus retoños a tomar decisiones, ya sean difíciles o fáciles se involucran más o menos. Están con ellos en los momentos difíciles sirviendo como guías.

Llegan a la edad adulta, como hemos dicho anteriormente, con unos niveles de ajuste sociales y emocionales óptimos, son más independientes, con un autocontrol y autoestima eficientes, así como capaces de iniciar y mantener relaciones personales más saludables.padres5

Indiferente

Es uno de los estilos educativos que influyen de forma más negativa en el desarrollo de los hijos. Hay que ser cautos a la hora de mantener conductas que se basen en este tipo de educación, ya que la falta de apoyo emocional hacia los hijos puede causar una multitud de carencias, que con el paso del tiempo, pueden desembocar en trastornos de personalidad.

Son conductas en las que existe un bajo compromiso e implicación en la educación de los hijos. Les dan poca importancia en los asuntos relacionados con sus hijos y tienen poco interés en el aprendizaje de estos, pasan poco tiempo con ellos y esta conducta le transmite a los hijos esa indiferencia hacia ellos por parte de sus progenitores que da título a este estilo educativo.

Estos niños suelen desarrollar una personalidad con una baja implicación emocional, pocas habilidades sociales y de empatía. Estos extremos en ocasiones, conducen al adulto criado bajo este estilo educativo a manifestar conductas antisociales, desajustados, dependientes de los demás e inseguros.453239

Una vez conocidos los estilos educativos definidos por los investigadores, podemos hacer un repaso de la forma en que nos relacionamos con esas personas que una vez llegaron a casa en forma de bebé y que no dejan de crecer, teniendo una serie de necesidades, ambiciones e independencia que a veces, como adultos, nos cuesta entender, pero requisitos por los todos hemos tenido que pasar, siendo una fuente de nutrición para nuestro cerebro las experiencias y aprendizajes que en un primer momento absorbemos en el entorno cercano que es la familia.

Todos, como seres humanos que somos, cometemos errores de los que no podemos desentendernos, pero de nosotros depende elegir un estilo educativo u otro para proporcionar a nuestros hijos una vida con un futuro saludable.

Un saludo.

 

Fuentes:
Gómez Ortíz, Olga; Rey Alamillo, Rosario del; Romera Félix, Eva María y Ortega Ruiz, Rosario (2015). Los estilos educativos paternos y maternos en la adolescencia y su relación con la resiliencia, el apego y la implicación en acoso escolar. Anales de Psicología, Vol. 31 (3) Oct, 979-989.
Parro Fernández, I. (2013) Ideas y comentarios sobre socialización primaria: la educación y la tecnología en el proceso de formación de la personalidad según varios autores. Contribuciones a las Ciencias Sociales
Schultz, Sydney Ellen; Schultz, Duane (2002) Teorías de la Personalidad 7ª Edición Ediciones Paraninfo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s