Trastorno Límite de la Personalidad, TLP

En esta ocasión vamos a tratar el Trastorno Límite de la Personalidad, según el DSM-IV es un patrón de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y la efectividad, y una notable impulsividad, que comienza a principio de la edad adulta y se dan en diversos contextos. Para que se diagnostique este trastorno es necesario manifestar, al menos, cinco de las siguientes conductas:

  • Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario.
  • Relaciones interpersonales inestables e intensas con la alternancia entre los extremos de idealización y devaluación.
  • Alteración de la identidad.
  • Impulsividad en al menos dos áreas (gastos, sexo, atracones de comida), siendo potencialmente dañina para sí mismo.
  • Comportamientos o intentos suicidas.
  • Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (estados de disforia, irritabilidad con una duración de horas o incluso días)
  • Sentimientos crónicos de vacío.
  • Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira (frecuente mal genio, enfado constante)
  • Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves.

Este trastorno es más frecuente en mujeres que en hombres. El origen del TLP suele atribuirse fundamentalmente a causas genéticas relacionadas con la producción de la serotonina. Aunque sabemos que factores culturales y sociales juegan un papel muy importante a la hora de determinar la personalidad y la conducta de estas personas. 
Estas personas muestran reacciones fuertes ante una separación temporal o ante cambios inesperados en los planes. Este tipo de reacciones pueden desembocar en conductas extremas y autodestructivas, llegando a tener comportamientos como autolesiones e intentos de suicidio. A diferencia de las personas que sufren depresión, este tipo de actos suelen ser actos suicidas leves y autolesiones, con la finalidad de llamar la atención y manipular a las personas de su entorno, no siendo esto motivo para dejar a la persona de lado sin tener en cuenta su comportamiento. Este tipo de conductas no tienen que ser clasificadas como meras llamadas de atención, si no que requieren de una intervención urgente con terapia.

El tratamiento de este trastorno debe contener una terapia de forma individualizada con la persona afectada, ayudados, en su caso, de una medicación. La terapia de grupo puede ser una buena opción en ciertos casos.
A continuación ofrecemos un vídeo creado por AMAI-TLP, una asociación sin ánimo de lucro dedicada a la ayuda e investigación del Trastorno Límite de la Personalidad.
Si no puede verlo pulse en el siguiente enlace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s