Revuelta en Egipto, análisis desde la psicología de masas.

Es la hora de comer. Estamos sentados frente al televisor. Ya desde los titulares somos bombardeados con noticias sobre las revueltas populares que acontecen en países dispares del mundo de hoy. Da igual que sean países de primer mundo, en vías de desarrollo o cualquier otro apelativo que desde ciertos sectores se afanan en poner a los distintos grupos humanos que viven entre fronteras artificiales creadas por las sociedades. La pertenencia a uno u otro de esos grupos no es un requisito para que se produzca el fenómeno de las masas.


La masa es siempre intelectualmente inferior al hombre aislado. Pero, desde el punto de vista de los sentimientos y de los actos que los sentimientos provocan, puede, según las circunstancias, ser mejor o peor. Todo depende del modo en que sea sugestionada“. 


Este extracto es del libro Psychologie des foules, en español Psicología de masas, publicado en 1885 por Gustave Le Bon, el cual provocó una conmoción en el estudio de la personalidad en su tiempo.


Para Le Bon el hombre como individuo se convierte en otro “ente” al pasar a formar parte de un grupo numeroso cuyo comportamiento deja de ser autónomo y se subordina más o menos plenamente al grupo, en cual él es un simple componente y al igual que un alga marina, comienza a danzar al compás de las corrientes marinas.

Gustave Le Bon




Para poder denominar a una multitud de personas reunidas como “masa organizada”, que son el tipo principal de masas que intervienen en los hechos mencionados al principio de este artículo, deben de reunir una serie de características, entre las que destacamos las siguientes:

  • Un líder ostenta la guía del grupo.
  • Existe un sentido de pertenencia y de obediencia hacia el líder.
  • Tienen un fin común.

  • Unidad.

  • Identidad grupal.

  • Cohesión en distintos niveles.
  • Totalidad.
  • Moldeabilidad y maleabilidad
  • No existe debate.
Lo que diferencia una masa de otra es su objetivo, en el caso de las revueltas de Egipto que consiguieron la dimisión del presidente Mohamed Morsi , y la abolición de la constitución instaurada por su gobierno, muestran el poder que puede llegar atener una multitud de personas ansiosa por conseguir sus ideales y sus objetivos. Dos años después de la Primavera de la plaza Tahrir, cuyo fin primordial era denunciar la penurias económicas que sufría la población y los excesos del poder político islamista, los egipcios consiguieron derrocar a Mohamed Morsi. En este caso el objetivo principal era un cambio en el gobierno para mejorar la situación de los ciudadanos egipcios.
Acampada en la plaza Tahrir.


Pero en otras ocasiones la masa es utilizada por sus líderes para un determinado objetivo que se acerca más a un objetivo individual que plural, recordando una de las características antes mencionada, la moldeabilidad. Como ejemplo podemos mencionar los movimientos sociales ocurridos en Alemania o Italia en el pasado siglo creando el fascismo y el nazismo.

Volviendo a nuestro análisis, sabemos que la psicología de las masas abarca tres aspectos fundamentales:

  • Naturaleza social de los individuos. La conducta de los seres humanos está condicionad por sus genes y por su cultura.
  • Su relación con los demás. La conducta está influenciada por los grupos a los que pertenece la persona.
  • Su representación de la vida en sociedad. Los individuos son presionados por los grupos sociales de pertenencia impregnándose de los sentimientos y emociones que subyacen al grupo, cediendo a las presiones de este a pesar de que sean contrarias a las propias del individuo.


Debido a las características que poseen y los ámbitos que abarca la psicología de masas podemos comprobar como el extracto referido anteriormente del libro de Le Bon, “Psicología de la masas”, describe con exactitud el cambio de actitud que sufre el individuo ante la plena  absorción en un determinado momento por la masa.

Existen varios tipos de masas entre las que destacamos, según las describió Le Bon, las siguientes:
  • Masas heterogéneas:

  1. Masas anónimas (masas callejeras)
  2. Masas no anónimas (jurados, asambleas)

  • Masas  homogéneas:

  1.  Sectas (políticas, religiosas y otras)
  2. Castas (militares, clericales, obreras)
  3. Clases (burgueses, campesinos) 

Esta es la clasificación que hizo en su día Le Bon para describir los distintos tipos de masas.
Pero nosotros lo vamos completar en el siguiente diagrama, actualizándolo a la sociedad contemporánea:


Ahora disfrutemos del siguiente vídeo realizado por Nohemí Terrazas. Si no puedes ver el vídeo pulsa en el siguiente enlace.

Espero que te haya gustado. No dudes en contactar con nosotros y comentar este artículo.Gracias por la visita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s